ADULTOS

La principal razón por la que alguien se propone acudir a un psicólogo, tiene su origen en el malestar que experimenta. A veces hay un motivo externo claramente identificable que justifica dicho malestar, otras veces, este motivo, no está tan claro o, simplemente quieres “hacerte cargo “ de tus vivencias y emociones. En cualquier caso, el malestar significativo con nosotros mismos, el entorno y, por extensión, el que podemos generar en las personas que nos rodean, es razón suficiente para acudir a un terapeuta especialista que arroje luz a lo que nos está ocurriendo.

Acudir a una terapia psicológica te puede convertir en una persona más resiliente, ya que el autoconocimiento que conlleva el proceso terapéutico, te dará herramientas vitales para mejorar la adaptación a las diferentes situaciones que puedan presentarse a lo largo de la vida.

Con frecuencia, las personas que necesitan ayuda no son conscientes de que tiene un problema y evitan afrontar la realidad. Tomar la decisión de acudir a un psicólogo es una decisión valiente.

Liberar la carga emocional desagradable, implica un beneficio para el bienestar personal. Es normal que en nuestra vida cotidiana surjan los conflictos, con nosotros mismos y con los demás. Lo importante es conocer la manera más adaptativa de manejarlos y saber relativizar la importancia de esas situaciones que nos generan malestar.

El cambio no es pérdida y duelo, el cambio constituye ganancia, enriquecimiento e ilusión.

Te lo ponemos fácil: contacta con nosotras

Si no te gusta: Cámbialo.