FAMILIA

Los diferentes ciclos vitales, los acontecimientos y cambios, junto con la idiosincrasia de cada familia, hacen que en ocasiones algunos, o todos, sus miembros se vean desbordados por las demandas adaptativas de los cambios que se produzcan. Con que, uno de sus miembros experimente un malestar significativo, todo el sistema se ve afectado, produciendo una inestabilidad en éste que hay que vigilar. Es por ello, que la percepción externa de un terapeuta ayudará a entender el origen del problema y facilitará una guía en el camino a la estabilidad, proporcionando pautas y herramientas que favorezcan el cambio que consiga el equilibrio de la familia, en el presente y en el futuro.
Desde Cámbialo queremos ofrecer un espacio donde los distintos miembros de la familia se sientan respetados, comprendidos y legitimados en su malestar, a la vez que se les empodera como parte de la solución del conflicto y la inestabilidad que éste genera. De esta forma, cada uno de los miembros de forma individual y como consecuencia el sistema familiar del que forman parte, se verán recompensados por la intervención, que ayudará a cambiar algunas creencias, dinámicas y patrones, que impiden el desarrollo adaptativo de la familia.


Situaciones en las que es preciso contar con un terapeuta de familia:
  • Alteraciones de roles familiares
  • Ausencia de una comunicación fluida y estable
  • Presencia de conductas y actitudes disruptivas
  • Inestabilidad emocional en algún miembro y en las relaciones entre éstos.
  • Desorientación o falta de acuerdo en la pareja respecto a las pautas de crianza.
  • … cualquier malestar que genere inestabilidad en el sistema familiar sin identificar su origen a-priori.

Te lo ponemos fácil: contacta con nosotras

Si no te gusta: Cámbialo.